Test de Biodegradación

Los ensayos de degradación son un modo eficaz de determinar si los contaminantes presentes en el suelo pueden degradarse biológicamente y cuales son las condiciones óptimas para obtener las cinéticas de degradación más rápicas. Los test se pueden realizar tanto en suelos como en aguas subterráneas en condiciones aeróbicas o anóxicas.

El diseño de  estos ensayos permite monitorizar la degradación biológica de los compuestos de interés en las condiciones naturales del yacimiento (Natural Attenuation-NA) e compararla con resultados de interventos de bioestimulación.

Es posible medir el impacto que tienen la bioestimulación (adición de nutrientes) y la bioaumentación  (adición de cepas específicas) en la actividad de degradación biológica y, por lo tanto, su eficacia en los procesos de saneamiento.

Además, se tienen en cuenta posibles interaciones abióticas y de oxidación química para poder distinguir los procesos no biológicos que pudieran verificarse durante las pruebas.

Dependiendo del contaminante a degradar, se pueden añadir nutrientes como nitrógeno, fósforo e potasio con funcion estimulante; oxígeno como donador/receptor de electrones; azúcares y ácidos orgánicos, etc. Para la bioaumentación es posible utilizar cultivos autóctonos, que en DND Biotech podemos formular a partir de una muestra del yacimiento de interés. También es posible probar inóculos biológicamente activos, como efluentes o fangos de plantas de tratamiento de aguas residuales, suelos o cultivos disponibles en comercio; eligiendo en base a las exigencias de cada caso.

El progreso de la biodegradación puede seguirse mediante análisis respirométricos, mediciones de DQO y nutrientes, y cuantificación de contaminantes de interés, a lo largo de todo el ensayo. También pueden aplicarse técnicas moleculares para controlar los cambios en la población microbiana a lo largo del proceso de degradación, ya sea mediante un enfoque específico (qPCR) o un estudio más amplio de la comunidad microbiana (metagenómica). Estas técnicas también pueden utilizarse posteriormente como herramientas de seguimiento para evaluar la actividad de biodegradación en el saneamiento del terreno.

Los resultados de los ensayos de degradación dan una clara idea del potencial de degradación biológica de los contaminantes de interés, en diferentes condiciones de proceso. Los resultados pueden utilizarse para planificar un tratamiento de remediación a escala real, teniendo la posibilidad de usar primero un sistema piloto como ROBONOVA® o utilizar una tecnología in situ como el bio-flushing.

Bio-flushing